Bodegas Paniza

DESDE 1953

Un entorno privilegiado, un suelo único,
sumado a años de historia y tradición

La Bodega

Disfruta del vino, descubre Paniza

Somos una bodega aragonesa, enclavada en la Denominación de Origen Protegida Cariñena, en el sur de la provincia de Zaragoza y a los pies del Sistema Ibérico, una excelente región para la creación de vinos gracias a su especial clima y viñedos centenarios.

edificio bodegas paniza cariñena

Vinos de Cariñena

Vinos de Cariñena reconocidos internacionalmente en los mejores certámenes

Apostamos por

evolución y vanguardia

En Bodegas Paniza siempre hemos sido unos grandes soñadores con metas muy ambiciosas, con el fijo objetivo de apostar por la vanguardia. Contamos con muchos años de experiencia en el sector ofreciendo siempre un servicio excelente. Estamos contigo de principio a fin.

Por ello, en 2018 inauguramos nuevas instalaciones, un edificio moderno y funcional que dejará una huella imborrable.

Queremos estar contigo

marcas que han confiado en nosotros

Sabemos lo importante que es para ti la atención rápida y personalizada. Por eso en Bodegas Paniza mimamos a nuestros clientes. Te cuidamos. Queremos que nos elijas por la calidad y confianza de nuestra bodega, pero que te quedes por nuestro trato. Contamos con años de experiencia y queremos estar contigo. ¿Hablamos?

Bodegas Paniza

No te pierdas nada

Cariñena es una denominación de Origen protegida (D.O.P) que se aplica a un tipo de vinos producidos en la provincia de Zaragoza. Esta denominación se refiere a una protección de la propiedad industrial sobre productos alimenticios que indican que solo pueden llamarse de cierta manera si son oriundos de un área exclusiva, cuyas condiciones climáticas y geográficas son las que le otorgan sus especiales características. La D.O.P. Cariñena la conforman 14 municipios de Zaragoza: Cariñena, Villanueva de Huerva, Tosos, Aladrén, Alfamén, Aguarón, Mezalocha, Paniza, Cosuenda, Alpartir, Encinacorba, Longares, Muel, y Almonacid de la Sierra.

Vino de Cariñena D.O.P.

El área de producción de nuestros vinos tan especiales se estableció en el año 1933 y tiene a la población de Cariñena como su epicentro, siendo esta una de las localidades vinícolas más antiguas, tanto de la provincia autónoma de Aragón como de toda España. Su especial ubicación la hace una sublime región para la elaboración de este producto gracias a su geografía particular compuesta por tierra seca y pedregosa debido a su clima y ancestrales viñedos, que se remontan a la llegada de fenicios y romanos que trajeron sus frutos desde las costas orientales del Mediterráneo.

Estos primeros asentamientos florecieron gracias a la prosperidad brindada por el éxito de la actividad agrícola en general y en especial el cultivo vinícola. En sus primeros momentos el área estuvo conformada principalmente por pequeñas aldeas que después, gracias a las continuas mejoras en la cantidad y calidad de las cosechas se llegó a la fundación de Caræ, una colonia romana en el año 50 a.C. del cual deriva el nombre de la región, Cariñena, como se le conoce hoy en día.

Con la localización en el Pie de Monte Ibérico, a unos 850 metros de altura sobre el nivel del mar y sobre unas vegas con una fertilidad a toda prueba, los viñedos de Bodegas Paniza tienen las condiciones para el cultivo de este vino tan especial. Junto con el clima, los suelos secos y arcillosos crean la base para que miles de hectáreas de vid se desarrollen de una forma única.

Un vino local con fama nacional

La industria moderna del vino de Cariñena comienza en los inicios de la década de los años 50, gracias a la organización de los productores de la región, reunidos en cooperativas, le dio un carácter legal y una estructura que ayudó a colocar el vino Cariñena  cada vez en mejores posiciones, lo que derivó en la creación de las Bodegas Paniza en 1953.

Desde esos inicios hasta nuestros días nuestro crecimiento y evolución en la industria ha sido de forma constante, incluyendo nuevas técnicas, mejores procedimientos y tecnologías que optimizan progresivamente el producto, ayudando de esta manera a ofrecer mejor calidad y variedad.

El blanco, así como el Tempranillo y el Cabernet son solo algunos de los clásicos que han hecho destacar a nuestra bodega, opciones destacadas por sus aromas intensos, especiales sabores y detalles especiales que hacen de su cata toda una experiencia sensorial.

Estos productos son el reflejo de nuestra filosofía de innovación y mejoramiento constante, arraigada en todos y cada uno de las personas responsables de las diferentes etapas de la producción de los vinos de Cariñena, para contribuir en producir el mejor de la región.

Una estrella internacional

El espíritu de renovación constante y la actualización tecnológica en Bodegas Paniza ha logrado que los vinos de Cariñena alcancen importantes reconocimientos internacionales, así como destacadas publicaciones en importantes publicaciones del mundo del vino. Japón, Canadá, Reino Unido y Alemania son solo algunos de los países desde donde han llegado los premios a la tradición y al trabajo de este emprendimiento.

En estos años recientes se ha consolidado una apuesta a una modernización radical de los espacios agrícolas, la tecnificación de los procesos, las áreas de procesamiento, añejamiento, del embotellado y las instalaciones de producción en general.

Es una apuesta al futuro, de manera que la modernidad no sea algo que se espera si no que llega ahora, se instala y se abraza haciéndola parte inseparable del espíritu de trabajo que reina en la región. De esta manera se unen de manera indisoluble, tradición y modernidad, lo mejor de años de hacer algo bueno y gracias a los recursos del mundo moderno hacerlo algo sublime disponible, literalmente, para todo el mundo.

El vino de Cariñena y toda su industria representa el arraigo de su gente a la región donde se encuentran sus viñedos, a su historia y tradición, pero sin dudar de la calidad del producto que  elaboran con tanto amor apuestan a un sitial de honor en el mercado global. Por eso apuestan a la consolidación de una distribución a nivel internacional, ya disponible en más de 40 países alrededor del mundo y que con mucho esfuerzo y tesón se verá ampliado radicalmente en los años por venir.